Entrevista David Trullo

Entrevista David Trullo: “El desnudo masculino sigue generando al menos incomodidad, cuando no directamente rechazo”

Entrevista David Trullo

David Trullo en un momento del montaje de la exposición ‘Hombre Objeto’.

 

Hemos tenido la suerte de hablar con el artista David Trullo, comisario de nuestra galería, de la exposición ‘Hombre Objeto’que reúne pinturas y dibujos de Jean Carlos Puerto y fotografías de Santi Ruiz. La muestra se puede visitar hasta el 22 de noviembre de 2019.

 

El pasado 24 de octubre se inauguró en Factoría de Arte y Desarrollo la exposición ‘Hombre Objeto’, ¿nos puedes hablar del germen de la misma?

Comencé a pensar en el proyecto tras visitar una exposición deliciosa en el Museo Georg Kolbe de Berlín, ‘Zarte Männer’ (El hombre sensible). Una muestra del trabajo de escultores alemanes que en 1919, hace exactamente 100 años, desarrollaron en la República de Weimar la aproximación a un cuerpo masculino ideal, sensible y sentimental como reacción deliberada a las imágenes de masculinidad heroica, potente y belicista prevalentes en la Gran Guerra.

¿Por qué el título de ‘Hombre Objeto’?

Me parecía que esa expresión en cierto modo manida, tratada como un juego de palabras, llamaba la atención sobre la manera en que percibimos el desnudo masculino en la sociedad contemporánea. Además, hay un tratamiento formal que los dos artistas desarrollan en su trabajo: las clásicas diatribas de figura y fondo, cuando no directamente mostrar el cuerpo del hombre como elemento doméstico.

¿Qué destacarías del trabajo de ambos artistas?

Aunque a primera vista no parezca que son compatibles, se acercan al desnudo desde perspectivas similares, como el uso de la experiencia personal y la intimidad. Además, creo que la fotografía de Santi juega con lo pictórico y la pintura de Jean Carlos juega con lo fotográfico. Me parecía muy interesante enfrentar estos dos conceptos. Ambos trabajan una mirada que no elude el deseo, sus composiciones hacen político lo íntimo, y utilizan lo académico y lo esteticista sin prejuicios y sin remilgos. Yo, además, veo un montón de referentes y versiones muy peculiares de grandes clásicos a su manera como la ‘Ofelia’ de Waterhouse, ‘El Origen de Mundo’ de Courbet, o el Fauno Barberini.

¿Cómo ves la evolución de la representación del cuerpo masculino en estos últimos 100 años? ¿Qué crees que ha cambiado?

La fotografía ha tenido un papel clave, como también la ‘mirada homoerótica’ de muchos artistas, que han conseguido hacernos ver el cuerpo desnudo de un hombre no ya como un símbolo (poder, fuerza, valentía, honor) sino como un objeto de deseo, acercándolo de esta manera al desnudo femenino, el gran tabú.

¿Sigue generando polémica e incomodidad la representación del cuerpo del hombre? ¿Se están estableciendo nuevos paradigmas?

El desnudo masculino sigue generando al menos incomodidad, cuando no directamente rechazo. Creo que eso en cierto modo está bien, porque quiere decir que todavía hay muchas posibilidades y fronteras que traspasar. Los modelos tradicionales e inamovibles de los apolos y los efebos se han ido derrumbando, o al menos contaminando el uno del otro. Sin embargo, tengo la sensación de que esos ‘avances’ se están desacelerando. Las políticas retrógradas de las redes sociales como Facebook e Instagram influyen demasiado. De repente veo que muchos artistas vuelven a preocuparse de cómo ocultar los genitales de una manera estética y decorosa, como ocurría en el siglo XIX.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *