Gestión cultural, Hoy (I)

Con motivo del inicio del período de matrícula para nuestra cuarta  edición del Curso de Experto en Gestión Cultural, que realizamos en nuestra sede en Madrid, retomamos una serie de artículos escritos por algunos de los docentes que participan en la formación del mismo. Esperamos que os sean de utilidad.

“Las reducciones impuestas por el Ministerio de Cultura que han mermado considerablemente las financiaciones destinada al desarrollo de proyectos culturales, y el destacable impacto que la subida del IVA ha tenido en las empresas culturales, fuerza al establecimiento de un nuevo modus operandi. Hasta hace no mucho, la actitud por parte de los ciudadanos ante la participación cultural descansaba bajo un rol pasivo respaldado por la gran Istitución pública. En estos momentos en los que vemos tambalear el sector cultural cabe recosiderar las inversiones económicas de la administración y plantear nuevas alternativas rentables en lo que a la difusión de las artes y la cultura se refiere. Los grandes proyectos megalómanos dan paso a iniciativas mucho más modestas pero de un mayor calado social en proporción. Son más frecuentes las asociaciones de acción cultural, comprometidas con la promoción de las artes y la difusión de sus productores. Iniciativa particular, con un cierto aire de altruismo por los tiempos que corren, toma el relevo a las grandes producciones sacando a la calle los trabajos menos visibilizados censurados de los circuitos oficiales.

Una problemática cuestionada ante tal estado de la cuestión es la facilidad para el intrusismo en el sector cultural. Discursos que rozan la demagogia trantan de justificar salidas al mercado a costa de aquellos creadores culturales que ven coartadas sus posibilidades de producción. Ciertas empresas culturales, de escaso conocimiento en el sector, nacen con el arrojo dado por la ignoracia en el campo y cierta sensación de vanalidad respecto al Arte.

Por otro lado la oferta de formación pública, encabezada por las universidades, se encuentra todavía adscrita a un modelo que yerge sus pilares en una fundamentación económica muy diferente al contemporáneo.  Los expertos que hoy aseguran su puesto en la universidades llegaron allí en un entorno de explendor y si bien fueron expertos en el campo, hoy nuestras circunstancias requieren el aprendizaje de nuevas herramientas.

Desde las nuevas estrategias planteadas por las entidades privadas destinadas a la cultura, la participación directa con los ciudadanos en el entorno artístico  toma cada vez más presencia abriendo sus puertas a un espectro social más amplio. Esos espacios que hace unos años estaban restringidos al Arte desde una situación más aristocrática que popular, hoy ofrecen actividades destinadas al público desvinculado pero interesado. Paneles de expertos ofrecen formaciones mucho más realistas que lo que se puede encontrar en el entorno académico, no tanto por la intitución sino por la libertad de los profesionales independientes para impartir sus contenidos específicos.

Esto son sólo algunos de los condicionantes que pueden encontrarse en esta panorámica transicional, visión esperanzadora del horizonte que nos rodea”. 

Ignacio Tejedor,

Docente en el Curso de Experto en Gestión Cultural
Factoría de Arte y Desarrollo


 

0 comentarios

Deja un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *